logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia
An article was changed on the original website

Las revelaciones de Diana Belmonte, la actriz revelación

Hasta que llegó Cravis, su personaje de 'Garzón vive' (serie sobre la vida del humorista Jaime Garzón, de RCN), para Diana Belmonte entrar en la televisión había sido mucho más que difícil.

Incluso, cuenta, cuando la citaron al 'casting' de la joven que la familia Garzón recogió de la calle y la acogió como una más de la casa, dudó. “Me habían dicho muchas veces no, y cuando me llamaron para me dije: ‘Otro 'casting'; y si no me escogen, ¿será que soy mala actriz?’ ”, dice.

Todo lo anterior vino a su mente el pasado 9 de marzo, cuando en Cartagena obtuvo el premio India Catalina de Televisión a mejor actriz revelación. Y cuenta que en ese momento se le olvidó lo que iba a decir en su discurso y salió lo que le dictó su corazón.

Además, pensaba en su familia y le agradecía a su hermano que viajó desde Bogotá en moto para acompañarla. Fue un recorrido de dos días que incluyó varadas, calor, la espalda del joven Belmonte quemada, pero la ilusión intacta: acompañarla esa noche.

Aunque la industria la premió como revelación, lo cierto es que Belmonte, nacida en Bogotá, es una de las mejores actrices que hay en la actualidad. Formada en las tablas (graduada de la Universidad Distrital), su más reciente trabajo fue en la obra teatral 'Camargo', que se presentó la semana pasada en el teatro Colón de Bogotá. “Soy algunas de sus víctimas, que fueron niñas y jóvenes, y algunas de las parejas que tuvo”, dice.

Dirigida por Johan Velandia, 'Camargo' cuenta la historia de Daniel Camargo, el ‘Monstruo de los manglares’, un asesino en serie colombiano que entre diciembre de 1984 y febrero de 1986 mató en Ecuador a niñas y jóvenes de entre 8 y 20 años. Los cálculos de las autoridades del país vecino hablan de entre 71 y 150 víctimas.

“Este trabajo me pone a reflexionar sobre los perfiles sicológicos de las mujeres que fueron sus parejas, porque que alguien acepte ser esposa de un asesino y le acolite sus matanzas significa que tiene un gran vacío emocional y es tan vulnerable que se deja manipular de un criminal”, dice.

Estudiosa de su oficio, se la pasa en cursos y talleres, “porque todo lo que aprendo son mis herramientas en la escena”.

Es un personaje agradecido que puso a reflexionar a muchas personas sobre aquellos que tienen condiciones cognitivas

Su paso por obras teatrales es constante, no importa –como dice– “que sea teatro con todos los juguetes o en condiciones precarias. Es actuar”, comenta.

Para la actriz, Cravis fue un ‘clic’ en su carrera que, además, la lleva a preguntarse muchas cosas sobre la profesión, “qué sigue, a dónde me quiero enfocar”.

La audición de Cravis fue con Sergio Cabrera, el director de la serie, y cuando terminó, él solo le dijo “gracias”. “Fueron tres minutos, y al finalizar le comenté que tenía más propuestas”, afirma Belmonte. “Gracias” fue, de nuevo, la palabra de Cabrera, y


Belmonte se fue. Un mes después le avisaron que el personaje era suyo.

Los 30 días que le dieron para prepararse los pasó en la Fundación Vida, Amor y Luz, gracias a un amigo que trabaja con personas en condición de discapacidad cognitiva. Allí encontró a un joven, Alejandro, con síndrome de Down, que le dio todas las pautas para su caracterización.

Cravis desapareció un día, dejando atrás todas sus pertenencias, y nunca se volvió a saber de ella. Sin embargo, ese maravilloso personaje que Belmonte representó logró quedarse hasta el último capítulo de la serie.

“Es un personaje agradecido que puso a reflexionar a muchas personas sobre aquellos que tienen condiciones cognitivas, pero que son seres capaces a los que hay que darles amor porque eso es lo que generan”, dice.

Con su India Catalina en la mano fue a la fundación, donde aprendió a generar las emociones maravillosas que dejó Cravis, y con Alejandro y los otros estudiantes posó con su premio.

Hoy, nadie sabe dónde está la verdadera Cravis, pero su alma se quedó en quien se la regaló a los televidentes de 'Garzón': Diana Belmonte.

CULTURA


En Twitter: @CulturaET

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO