logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

‘No es bueno legislar en temas que ya tienen las instancias definidas’

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, dice que “hacer que el Congreso se meta por vía de leyes en temas que son de política pública y que tienen instancias definidas, no es una buena idea y genera desorden institucional”.(Lea: Arancel para el sector textil despierta preocupación en empresarios)

De esta manera, el dirigente gremial expresó su desacuerdo con la iniciativa de los parlamentarios de incluir la modificación de aranceles para el sector textil en el Plan de Desarrollo.

(Lea: Gremios dicen que el país está listo y debe avanzar con el fracking)

¿Cómo ve el comienzodel año para la industria?
No hay duda de que el año 2019 pinta significativamente mejor que el 2018. El año pasado fue el de la corrección de los golpes del año anterior, no solo en términos de industria sino en crecimiento del PIB, como un todo.

Este año ha vuelto la calma desde el punto de vista de expectativas generadas por temores políticos.

Debería ser un año en el cual se debe materializar la política de formalización expresada por el gobierno y contenida en de la ley de financiamiento alrededor de temas como el régimen simple o de la dinamización relacionada con la posibilidad de deducir el IVA de los bienes de capital, que va a tener un efecto muy grande sobre la economía.

De hecho, uno encuentra en las estadísticas que las importaciones de bienes de capital ya se empezaron a reactivar de forma importante y esto nos va a dar la posibilidad de producir más y generar más empleo.

Se ha vuelto a hablar de la polarización política ¿Eso puede afectar?


Fue muy desafortunado el momento en el cual los políticos del mundo identificaron que generar zozobra y polarización era rentable para ellos.

También lo ha sido en el caso colombiano. Siempre hago una llamado para decir que si, de alguna forma, ellos están en su disputa y están tratando de ganarse el apoyo de la ciudadanía, que lo hagan y que demuestren por qué merecen el apoyo, pero que no nos metan en esa pelea.

Tratemos de tomar decisiones y no nos dejemos llevar por la polarización. Por ejemplo, fue afortunada la posición que adoptó la Corte Constitucional. Y, pese a lo que digo, la verdad es que los ciudadanos sí nos dejamos afectar. En ese orden de ideas deberíamos tener una confianza mayor -en mi opinión-.

Los datos (del Índice de Confianza de Fedesarrollo) aunque todavía eran negativos lo eran menos que antes, de manera que debería haber una recuperación pronta. Ojalá los líderes políticos nos ayuden a que no se deteriore porque al final eso afecta el bienestar de las familias.

¿Qué otros temas concentran su atención?


Hay dos sobre la mesa: el Plan Nacional de Desarrollo y la situación en Venezuela. En el Plan hemos visto la cantidad de cosas que se han tratado de hacer. Vemos que se quieren modificar aranceles, lo cual es increíblemente contradictorio con la forma de hacer política pública tradicionalmente en Colombia.

Sigue en pie el proyecto del Senador Álvaro Uribe que crea una prima adicional para los trabajadores...


Ese tipo de decisiones afectan la competitividad y el empleo. Tenemos que se conscientes de dos cosas: primero que medidas que aunque parezcan populares y sean bien aceptadas, pueden generar daño en el largo plazo a la población.

Lo otro es que también hay una serie de decisiones que no están obligatoriamente en el Congreso y para las cuales la institucionalidad tiene mecanismos. Para temas laborales existe una Comisión constitucional. Es lo mismo que pasa con la modificación de los aranceles por el Plan de Desarrollo.

Hacer que el Congreso se meta por vía de leyes en temas que son de política pública y que tienen instancias definidas, no es una buena idea, genera desorden institucional y no permite que Colombia tome decisiones consistentes.

¿Y cuál es su visión sobre el tema de Venezuela?


Este fenómeno de 1.300.000 personas que han llegado buscando empleo con necesidades altas, también con capacidad de trabajo, que ahora no cotizan pero que cotizarán en el futuro y que de alguna manera han aumentado la tasa de participación de personas buscando trabajo, sin duda tiene efectos sobre la economía y Colombia debe estar lista para ello.

¿Respalda flexibilizar la regla fiscal?


A mi me parece bien. Su senda la hemos venido siguiendo y la única posible preocupación de los tenedores de bonos colombianos o de los posibles suscriptores de deuda colombiana, queda atenuada si se explica bien que se trata de un hecho extraordinario y que ninguna forma es señal de que se haya perdido la disciplina fiscal.

Todo lo contrario, Colombia sigue siendo responsable en la disciplina fiscal y parte de esa disciplina consiste en reconocer esa necesidad.

Además, al país se le viene una época muy interesante alrededor de un par de temas. El primero es que si logramos la tranquilidad de los colombianos de que hay formas técnicas, científicas y seguras de hacer explotación de hidrocarburos no convencionales, esto puede disparar las cifras de crecimiento.

El otro eventual ‘shock’ positivo puede ser la eventual recuperación de Venezuela. Eso incluye la posibilidad de vender productos allá, pero también oportunidades laborales. Estoy seguro de que si ese país soluciona su situación democrática y económica habrá enormes oportunidades para colombianos que saben hacer cosas que allá se necesitan.

¿Hace un llamado los empresarios a que se preparen para cuando surja esa oportunidad?


Claro. Hay que hacerlo en diferentes etapas. Primero, se va a requerir una actitud solidaria del gobierno, de los ciudadanos y, por supuesto, de los empresarios.

Y, luego, si funciona bien, eso se va a revertir en un círculo virtuoso para todos, para los venezolanos y para los que hacen presencia allá con muestras de solidaridad y con interés por el mercado, por la gente, por las instituciones y por el país. Hay una oportunidad grande.


Themes
ICO