logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

¿Nos comunicaremos alguna vez con extraterrestres?

De muchacho yo ‘sabía’ –supongo que fue en clase de religión que alguien me lo enseñó– que la única estrella que tenía planetas era nuestro ‘idolatrado’ Sol. Tal excepcionalidad me sonaba extraña, y el error tuvo que esperar hasta 1992 para ser corregido.

En enero de ese año, los astrónomos Aleksander Wolszczan, polaco, y Dale Frail, norteamericano, anunciaron el descubrimiento de dos exoplanetas –planetas que están por fuera de nuestro sistema solar– que giraban alrededor de una estrella enana localizada a 2300 años luz de la Tierra.

Según el doctor Google, a septiembre de 2018 se han identificado cerca de cuatro mil exoplanetas, el más próximo de los cuales se encuentra a ‘tan solo’ cuatro años luz de nosotros. ¿Habrá vida en alguno de tales astros? ¿Existirán seres inteligentes y tecnológicamente avanzados por esos lados? ¿Nos comunicaremos con ellos algún día?


El número de exoplanetas reconocidos crece rápido. La Vía Láctea, nuestra galaxia –una entre incontables galaxias en el universo– tiene alrededor de 250.000 millones de estrellas y unos 100.000 millones de exoplanetas. Si tan solo el 0,01% de estos cuerpos celestes fuera habitable, en la galaxia existirían diez millones de mundos con posibilidad de albergar vida. Y si la evolución física y biológica ocurrida aquí se repitiera en uno de cada millón, pues habría vida inteligente en un millar de exoplanetas.

Podría concluirse entonces, con sólido respaldo estadístico, que nuestra Tierra no sería el único lugar en la galaxia que alberga vida. John Gribbin, profesor de la Universidad de Sussex en Inglaterra, está en desacuerdo. Según este astrofísico inglés, “una serie de coincidencias inusitadas tuvieron que ocurrir para abrirle paso a nuestra civilización inteligente… Y la repetición de tales casualidades es muy improbable”.

Aun si existieran extraterrestres inteligentes, con superhabilidades tecnológicas en algún exoplaneta lejano, en cualquier caso estaríamos los terrícolas ‘solos’ e incomunicados.

Las coincidencias que puntualiza el doctor Gribbin tienen que ver con la oportunidad de ciertos eventos ocurridos desde el ‘big bang’, ocurrido hace 13.500 millones de años, y con el sitio específico donde tales eventos sucedieron.

Después de la gran explosión solo había hidrógeno y helio. El carbono, el oxígeno, el hierro y los demás elementos, muchos de ellos requeridos para la vida, tuvieron que esperar 9.500 millones de años para llegar a su dos por ciento actual. La localización de nuestro sistema solar en la Vía Láctea también fue clave; estamos ubicados en un ‘pequeño’ sector que, por fortuna, no queda ni muy cerca de su centro (donde ocurren muchas destructoras explosiones estelares) ni muy lejos de este (donde los elementos vitales son escasos).

Centrándonos en nuestro sistema solar, la Tierra se encuentra en una órbita amigable, también de tamaño reducido, con temperaturas hospitalarias. Nuestro planeta dispone de agua y tiene un campo magnético que repele radiaciones dañinas. Como si fuera poco, el único satélite también ha jugado un papel estabilizador; si la Luna no existiera, dizque nosotros tampoco andaríamos por aquí.

Si todo lo superresumido en los tres últimos párrafos no se hubiera materializado, no existiríamos. El análisis del doctor Gribbin es convincente y, en consecuencia, los ‘Homo sapiens’ bien podríamos ser los únicos entes inteligentes de la galaxia.

Aun si sus conclusiones estuvieran equivocadas y en verdad existieran extraterrestres inteligentes, con superhabilidades tecnológicas en algún exoplaneta lejano, en cualquier caso estaríamos los terrícolas, como parte de un todo planetario, ‘solos’ e incomunicados.

Metafóricamente, existen dos tipos de ‘soledad silenciosa’: la de un náufrago que logra llegar a una isla deshabitada, donde no hay con quien conversar, y la de otro que nada hasta otra isla en la cual sus habitantes ni hablan su idioma ni comprenden señales corporales. Si no hay vida inteligente fuera de la Tierra, somos solitarios del primer tipo.

Pero si, en verdad, existen seres inteligentes por allá lejos, seremos solitarios del segundo tipo. La comunicación con nuestros lejanos corresponsales requeriría la suma de tres ‘eternidades’: la primera, para que las señales recorran el descomunal trayecto en ambas direcciones; la segunda, para que sean correctamente descifradas en cada punta, y la tercera, para darles sentido a frases transmitidas siglos atrás.

La hipotética comunicación sería lentísima, cuando no imposible, tanto por la enorme distancia separadora como por la dificultad, la de ellos y la nuestra, para descifrar los mensajes. Somos ‘solitarios cósmicos’: bien sea porque en la Vía Láctea, según el doctor Gribbin, no hay con quien conversar o porque, si los hubiera, no lograríamos, según este columnista, sostenerles ningún diálogo.

GUSTAVO ESTRADA


* Autor de ‘Armonía interior: El camino hacia la atención total’

Themes
ICO