logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Nuevo Francisco El Hombre 2019 en la voz de Tavo Picalúa

Con el triunfo del cantante Gustavo ‘Tavo’ Picalúa, de 20 años, culminó la búsqueda por el nuevo Francisco El Hombre, que cada año en el puente festivo de marzo, tiene su final en Riohacha.

Esta búsqueda es la misión que cada año -desde hace 11- cumple el festival Francisco El Hombre. El objetivo, mostrar la fortaleza de este folclor en La Guajira, pasa por encontrar en diferentes ciudades a posibles “herederos”, musicales del emblemático juglar guajiro.

Ese interés de La Guajira por reivindicar su papel como cuna del vallenato (al que algunos prefieren llamar solo música de acordeón, a manera de resistencia porque el término que identifica el género hace alusión a la específica zona del Valle de Upar, en el Cesar), hizo que se recordara a Francisco el Hombre, empleando su nombre como el título que cada año se le otorga al mejor cantante, uno que -en teoría- debería representar las raíces del folclor local con “nuevos aires”.

El nuevo Francisco el Hombre, Gustavo Picalúa, nacido en Maicao, es el vocalista de una de las cuatro agrupaciones que llegaron a la final (de 12 que llegaron, ocho quedaron atrás en las noches del Festival). ‘Tavo’ Picalúa venía haciendo carrera por el trofeo mayor, ya en el 2013 había ganado en las categorías juveniles de este encuentro.

Cuenta el ganador que casi desde que comenzó a cantar, a los 10 años, conformó la agrupación Contundentes -con el acordeonero John Mattos-con la que se presentó. Es algo de resaltar porque pocas agrupaciones, incluso las consagradas, duran tanto tiempo unidas y esta más, porque viene desde la niñez de sus integrantes.

Al obtener el primer puntaje como cantante y al recibir el trofeo en la tarima, Picalúa reiteró en cada entrevista que dio, que su triunfo fue una muestra de que los sueños se realizan.

El mejor grupo musical fue La Tropa del Swing, conformado por el cantante Jorge Mario Acuña y el acordeonero Camilo Quintero.

Mientras que el mejor acordeonero fue José Camilo Mugno, que viene de obtener significativas coronas (la infantil, en el 2011, y la juvenil, en el 2014, en el Festival de la Leyenda Vallenata). En comparación con los cuatro contendores que llegaron a la final, Mugno interpretó el acordeón con una constante de alegría y fiesta, pero lo principal fue su seguridad en el escenario. “Esto es de alma, vida y corazón -afirmó detrás de la tarima, cuando ya se había definido su premio-. En mi casa siempre me inculcaron ser disciplinado. La disciplina siempre acorta el camino para llegar a la meta”.

En mi casa siempre me inculcaron ser disciplinado. La disciplina siempre acorta el camino para llegar a la meta”: José Camilo Mugno

Sin embargo, cabe resaltar que, pese a no clasificar para ninguno de los trofeos, Los Hijos de Matilde, una agrupación que llegó a Riohacha por las eliminatorias en Bogotá, dejó tan buena impresión con su juego de voces y su puesta en escena, que fue notorio el desconcierto del público de la tarima sobre la playa del Festival, cuando se revelaron los puntajes. Muchos daban por seguro que la agrupación bogotana se llevara algún galardón.

Es el caso de conocedores, como la periodista María Ruth Mosquera, directora de Nicho Cultural, indican que entre las raíces y los “nuevos aires” la balanza se inclinó esta vez más hacia los segundos.

“Curiosamente el grupo que vi más conectado con la tradición vallenata vino de Bogotá, Los Hijos de Matilde. Creo que estuvo muy ligado el resultado al slogan de los nuevos aires, que traen los muchachos. no digo que sea malo lo que traen, sino que veo que estos muchachos promocionan que están defendiendo las raíces, pero siento que no comulga con lo que hacen en tarima, porque hacen otra cosa distinta, la base no es vallenata sino, por ejemplo, se sienten otros ritmos como el chandé que son acordeón, pero no vallenatos”.

LILIANA MARTÍNEZ POLO - EL TIEMPO- RIOHACHA *


@Lilangmartin
*por invitación del Festival Francisco el Hombre

Themes
ICO