logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

¿Qué les enseñaron estudiantes y profesores a los colombianos?

En el marco de la tendencia de redes #UnLíderEnMiLugar me complace ser reemplazado hoy por Jennifer Pedraza, para dar a los lectores la oportunidad de conocer sus opiniones de primera mano. Jennifer es estudiante de economía de la Universidad Nacional de Colombia, y ya, antes de terminar el pregrado, avanza en sus estudios de maestría. Es representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Colombia y hace parte del Comité Ejecutivo Nacional de la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles Acrees. Ha sido muy reconocida por su papel en el movimiento estudiantil, que el año pasado condujo a un importante acuerdo con el Gobierno. También ella ha sido amenazada. Moisés Wasserman. #UnLíderEnMiLugar

* * * *

El endoso que me hace de esta columna el profesor Moisés Wasserman lo entiendo como la cesión para las decenas de miles de estudiantes y profesores que después de manifestarse dignamente en las calles el año pasado vivimos un cambio en nuestras vidas. Ahora tenemos la certeza, y la hemos transmitido a la sociedad, de que la educación es una de las herramientas para cambiar a Colombia, y, en consecuencia, el que se cumpla –como dice la Constitución– como un derecho fundamental resulta definitivo para ese fin.

Estudiantes, profesores y rectores de instituciones públicas de educación superior, cansados de ver cómo se caen nuestros edificios y de la forma precaria como se les ha puesto a cumplir su papel en el campo del conocimiento, decidimos expresarnos masiva y pacíficamente con formas creativas, para que el Gobierno actuara en consecuencia a fin de que todas las personas, sin distinción de género, raza, opinión o capacidad económica, puedan estudiar. Así mismo, conscientes de la trascendencia de la ciencia, la investigación y la tecnología (CYT) en el adelanto de los países, exigimos un aumento significativo en el presupuesto de Colciencias.

Luego de 60 días de paro universitario, más de 8 movilizaciones nacionales y casi un mes de negociación con el Gobierno, se firmó un acuerdo por $ 5,85 billones para la educación superior pública y la CYT en los próximos 4 años.

Inexplicablemente, aunque los excedentes de 2018 sumaron $ 5,3 billones, el gobierno del presidente Duque decidió sacar de la lista de prioridades la educación y la CYT, deshonrando lo firmado.

Se incluyeron en el PND los acuerdos que requerían tal habilitación y nuevos recursos para las IES públicas, que deben empezar su curso a más tardar en junio por $ 108.000 millones. No obstante, siguen estando en riesgo –por falta de voluntad política del Gobierno– los recursos para Colciencias provenientes del 20 % del presupuesto general que sobra cada año, cercano a los $ 1,2 billones en el cuatrienio.
Inexplicablemente, aunque los excedentes de 2018 sumaron $ 5,3 billones, el gobierno del presidente Duque decidió sacar de la lista de prioridades la educación y la CYT, deshonrando lo firmado.

Aún hay dos tareas que se desprenden del acuerdo: reformar los artículos 86 y 87 de la Ley 30 para garantizar la financiación estatal plena y creciente de las IES públicas y la modificación del Icetex, convertido en un banco de segundo piso, para que, en contrario, opere en la línea de contribuir efectivamente a la educación de la juventud.


El pasado movimiento también trazó una forma de movilización amplia y democrática, ajena a cualquier tipo de violencia como mecanismo de expresión, entendiendo que la convocatoria masiva, como lo demostraron los hechos, es el medio idóneo para realizar la protesta social, que debe ser garantizada por el Estado –libre de cualquier represión– cuidando la vida de la ciudadanía participante y de los dirigentes sin distinción.

Además, vale la pena resaltar el conocimiento técnico aportado por las organizaciones estudiantiles y profesorales que caracterizó a este movimiento. Persistiendo en las enseñanzas aprendidas, este sabrá ganar el corazón de los colombianos para lograr avances en el proyecto de hacer de Colombia un país democrático, soberano y equitativo.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO