logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
o
q
y
Nothing found
ICO
starBookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

Queremos hacer política en igualdad de condiciones

Flora Perdomo Andrade

Se cumplió en la capital del país la Cumbre Nacional por la Igualdad, un evento que aglutinó mujeres de todo el país y en el que se discutió el presente y futuro de nuestro género en el marco de la participación política. Este escenario propiciado por la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, Ministerio del Interior, ONUMujeres y otras entidades, se formalizó con la asistencia de unas 200 mujeres de diferentes departamentos del país, tales como diputadas, alcaldesas, concejalas, gobernadoras  y congresistas. Quienes analizamos la actual situación y disertamos sobre los desafíos del nuevo Congreso ante los temas de género, con el fin de garantizar los derechos de todas las colombianas.

El espacio sirvió para hacer un balance detallado acerca de los resultados electorales de las últimas elecciones en el país para desde allí establecer estrategias y mecanismos más eficaces que nos permitan en el inmediato futuro mejorar y avanzar de una manera firme hacia una mayor participación política. Dentro de este contexto  se observó el panorama regional sobre los instrumentos de una ruta clara que nos ayude a llegar al 2030 en condiciones de igualdad política. También se abordó el marco institucional para la garantía de los derechos de las mujeres, desafíos para la Planeación y Presupuestación con enfoque de género y generamos una discusión sobre el empoderamiento político de la mujer como una necesidad apremiante.

Estas premisas nos sirvieron para hacer un llamado a los partidos y organizaciones políticas para que de inmediato inicien procesos donde las mujeres seamos parte actuante de su organización y de su participación en la conformación de las listas a cargos de elección popular, no como rellenos, como en la mayoría de los casos ocurre, sino como reales protagonistas apoyando con procesos de capacitación, fomentando los liderazgos locales  y  posibilitando acceso a los recursos económicos que sirvan para que la contienda electoral mejore nuestros márgenes de elegibilidad.

El próximo 20 de julio, fecha en la cual se posesiona el nuevo Congreso de la República para un periodo de cuatro años, es una gran oportunidad para mostrar que la responsabilidad que tenemos de representar a miles de personas está a nuestro alcance y  que estamos preparadas para ello. El reto es inmenso, por eso nos hemos comprometido como bancada ejercer la fuerza de la persuasión, del discurso para que nuestros pedidos –por demás justos- sean tenidos en cuenta en todas y cada una de las discusiones que tendremos, pues el compromiso de hacer posible que más mujeres puedan llegar a la política, empoderarse y ser protagonistas es una meta que no podemos aplazar. Está claro que no es una tarea fácil,  apenas  algo más del 20 por ciento de los escaños de Senado y Cámara  los ocupamos mujeres, ello nos deja en una evidente desventaja que tendremos que enfrentar con carácter y mucho trabajo. Para ello será necesario fortalecer las mesas multipartidistas, para tratar los temas de equidad de género, al igual que la creación de una agenda legislativa con enfoque femenino, el fortalecimiento territorial y la defensa de los acuerdos de paz.

Debo decir también que Martha Ordóñez, Alta Consejera para la Equidad de la Mujer planteó la necesidad de continuar trabajando por las garantías de nuestros derechos humanos. También solicitó el fortalecimiento de la institucionalidad de género, para que se garanticen políticas públicas, que protejan los derechos de todas las mujeres del país y anotó que es imperioso revisar el plan de desarrollo nacional para mirar de qué manera se pueden canalizar más recursos, aspectos que comparto plenamente  y con los que estoy absolutamente comprometida.

Finalmente no podemos dejar los aspectos relacionados con la violencia de género, las posibilidades de acceso al trabajo justo y bien remunerado, el fortalecimiento de la economía del cuidado como herramienta para equilibrar la balanza entre hombres y mujeres entre muchos otros que deberemos tener en cuenta en el nuevo cuatrienio. floraperdomo1@hotmail.com

Comentarios