Uruguay

Villar dijo que hubiese apoyado a Martínez si éste no hubiese dicho "que no, que si"

Graciela Villar, excandidata a la Vicepresidencia por el Frente Amplio, explicó por qué ahora para las elecciones municipales decidió apoyar la candidatura de Álvaro Villar y no la de su excomapañero de fórmula, Daniel Martínez.

"Hubo dos etapas. Cuando se me preguntó si Daniel tenía legitimidad para volver a ser intendente, yo dije que era uno de los que tenía más credenciales(...) porque fue bueno en la gestión y en la viabilidad económica. Y además fue muy bueno armando equipos. Pero Daniel dijo que no, Daniel dijo que sí, Daniel dijo que no, Daniel dijo que sí. Cuando al final Daniel dijo que sí, Fuerza Renovadora, que es la fuerza que yo integro, ya había candidateado a Álvaro Villar", expresó en radio Universal.

Consultada sobre si Daniel Martínez hubiese contado con su apoyo si se candidateaba en primera instancia para la Intendencia de Montevideo (IMM), contestó: "Claro".

De todos modos, aclaró que "la terna que ofrece el Frente Amplio en Montevideo es muy buena en los tres nombres".

Daniel Martínez, Carolina Cosse y Álvaro Villar este miércoles en el Plenario del Frente Amplio. Foto: Marcelo Bonjour
Daniel Martínez, Carolina Cosse y Álvaro Villar. Foto: Marcelo Bonjour

Villar dijo que el año pasado durante la campaña la relación con Martínez "fue buena porque ya nos conocíamos". "Tenemos mucha confianza y eso me habilitó a decir cosas que no me gustaban y a él también", explicó.

Respecto a los motivos que explican la derrota frente a la coalición multicolor liderada por el nacionalista Luis Lacalle Pou, explicó: "Es multifactorial, no podría evaluarse en 15 años de gobierno del Frente Amplio una causa que pudiera justificar la pérdida en el balotaje por tan poco margen. Creo que hay tres niveles en el proceso de análisis y autocrítica que el Frente Amplio tiene que hacer. En primer la gestión del gobierno, en segundo lugar tiene que ver con el Frente Amplio como fuerza política y su vinculación en esa triada de los gobiernos y cómo fue su vinculación posterior con la gente y en tercer lugar los aspectos puntuales de la propia campaña".

Villar señaló que "una derrota electoral trae como consecuencia una derrota política", pero aclaró: "No nos knockearon. A finales de octubre y en noviembre el Frente Amplio revitalizó una musculatura que estaba un poco achatada o fofa".

"Faltó la construcción de un relato de los 15 años. Faltó la comunicación de los alcances de la transformación y los avances en los derechos. Y ganó la visión de que estamos en un país en ruinas (...) El Frente Amplio no supo interpretar los cambios sociales, porque si no Un Solo Uruguay no hubiera crecido. Eso hay que sumarlo a la autocrítica también", añadió.

Graciela Villar en campaña electoral. Foto: El País
Graciela Villar. Foto: archivo El País.

Oligarquía o pueblo: "Que lo haya dicho una mujer tuvo un hándicap doble que si lo hubiera dicho Andrade"

Respecto a la frase "oligarquía o pueblo" que utilizó al momento de oficializarse su candidatura a la Vicepresidencia, manifestó: "Que lo haya dicho una mujer tuvo un hándicap doble que si lo hubiera dicho el 'Boca' Andrade. En términos concretos yo hablo bastante de lo que significa el machismo en esta sociedad y cómo se nota cuando las mujeres cuestionamos espacios de poder de disputa política de 'primer nivel'".

"Quise decir que se enfrentaban dos modelos de país. Por algo el Frente Amplio representa a la histórica izquierda clásica del país y el Partido Nacional y el Partido Colorado una centroderecha que hoy se amplía con Guido Manini Ríos", sumó.

"Claro que es pueblo, el pueblo es transversal y el pueblo no hace opciones de carácter ideológico. La oligarquía habla de grupos económicos que inciden para definir determinadas políticas (...) El pueblo está tanto en la derecha como en la izquierda. Yo trabajo en asentamientos y hay gente que vota a Manini", remarcó.

Villar dijo que esta situación le permitió "mirar hacia adentro y sin una visión idealizada".

"También nuestra fuerza política está atravesada por el machismo aunque haya andado mucho por desarmarlo (...) Incluso lo hablé con Beatriz Argimón. Todos los temas que tienen que ver con el género son temas de segunda hasta que se ponen en agenda", valoró.