logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Costa Rica

PSOE gana las elecciones y la ultraderecha se afianza en una España que sigue fragmentada

Seguidores de Pedro Sánchez celebran triunfo del PSOE.

Madrid, 11 nov (Sputnik). – Las elecciones de este domingo en España dejaron como vencedor al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez y auparon a la ultraderecha de Vox hasta afianzarse como tercera fuerza política, pero no sirvieron para ofrecer una solución clara a la crisis de gobernabilidad que atraviesa el país.

En estas elecciones, las cuartas en cuatro años, los españoles estaban llamados a elegir 350 representantes para el Congreso de los Diputados (encargado de elegir al próximo Gobierno) y 208 representantes para el Senado

Con el 99 por ciento de los votos escrutados, el PSOE se alzó como la formación más votada consiguiendo 120 diputados gracias al apoyo del 28 por ciento de los electores.

Estos resultados suponen una pérdida de tres escaños para el PSOE respecto a la pasada legislatura, en la que Pedro Sánchez no fue capaz de formar Gobierno pese a ser el claro ganador de las elecciones, lo que llevó al país a un escenario de repetición electoral.

En su nueva cita con las urnas los ciudadanos volvieron a elegir a Sánchez como su opción predilecta, aunque también se produjo un refuerzo de las formaciones de derecha que dificultará aún más la búsqueda de pactos postelectorales para desbloquear la situación.

El segundo partido más votado fue el conservador Partido Popular (88 escaños frente a los 66 cosechados en abril) y el tercer puesto fue ocupado por la formación ultraderechista Vox, que consiguió 52 escaños, más del doble de los 24 obtenidos en la pasada legislatura.

En total, 3,6 millones de electores (el 15 por ciento del total) otorgaron su voto a una formación que se afianza en la política española con señas de identidad como la xenofobia, la confrontación territorial, el negacionismo del cambio climático o la lucha por derogar la legislación creada para combatir la violencia contra la mujer.

El crecimiento de Vox se produjo en detrimento de la formación liberal Ciudadanos, que en solo seis meses protagonizó una debacle electoral que le hizo pasar del tercer puesto a obtener únicamente 10 diputados, convirtiéndose en un partido con un peso muy minoritario en la política española.

También retrocede, aunque en menor medida, la coalición izquierdista Unidas Podemos, que obtiene su peor resultado histórico (35 diputados) pero se mantiene como el resorte para mantener viva la posibilidad de una negociación con Pedro Sánchez para la formación de un gobierno progresista

Según los resultados provisionales también obtienen una importante representación los partidos independentistas catalanes ERC (13 escaños), JxCAT (8) o CUP (2) y las formaciones vascas PNV (7) y EH Bildu (5).

Además, también obtienen representación distintas formaciones minoritarias con una marcada presencia regional en algunos territorios como los verdes de Más País (3), Navarra Suma (2), Coalición Canaria (2), Bloque Nacionalista Gallego (1), Partido Regionalista Cántabro (1) y Teruel Existe (1).

Los tres principales partidos de izquierda a nivel nacional (PSOE, Unidas Podemos y Más País) suman 158 escaños, mientras que el bloque de la derecha (PP, Vox, Ciudadanos) suma 150, en ambos casos lejos de la mayoría absoluta de 176.

Esto quiere decir que cualquier candidato que quiera formar Gobierno deberá sumar apoyos o abstenciones de partidos regionalistas e independentistas a su bloque o incluso intentar superar las dinámicas de bloque para forjar alianzas con partidos situados en otros extremos del espectro ideológico.

Los resultados, de nuevo, no dejan ninguna certeza y España vivirá un complicado proceso de negociación entre partidos para evitar una nueva repetición de elecciones, que ya sería la quinta en cinco años.

Pese a la victoria del Sánchez, los socialistas afrontarán ese proceso con menos fuerza que en abril no tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, donde el PSOE pierde la mayoría absoluta obtenida en la pasada legislatura.

En las elecciones de este domingo se registró una participación del 69,87 por ciento (24,3 millones de personas), lo que supone un leve retroceso respecto al 71,76 por ciento registrado en abril.

Los españoles no faltaron a su cita con las urnas pese a que los expertos advertían que el escenario de repetición electoral podría tener un efecto desmovilizador, aunque la mayoría de análisis también subrayaban que el agitado panorama político español podía actuar de antídoto ante la abstención.

Las Cortes Generales se constituirán el próximo 3 de diciembre y, una vez arrancada la nueva legislatura, los partidos políticos deberán trabajar para ponerse de acuerdo y formar Gobierno en un contexto todavía más fragmentado y polarizado que el de los últimos seis meses. (Sputnik)

Themes
ICO