“Lamentamos profundamente esta tragedia. Estamos siguiendo de cerca la situación y trabajando con urgencia para brindar apoyo a las familias de los huéspedes durante este momento tan difícil. La seguridad de huéspedes y anfitriones es nuestra prioridad”. Así parte el comunicado emitido en las últimas horas por la aplicación de alquiler de viviendas Airbnb a raíz de la muerte de seis turistas de nacionalidad brasilera en un departamento del centro de Santiago que arrendaron por ese medio.

Se trataba de un grupo familiar compuesto por cuatro adultos y dos adolescentes, quienes estaban en nuestro país desde el pasado domingo 19 de mayo, según informó CNN Chile.

La causa más probable, hasta ahora, tiene como origen del fatal desenlace una fuga de monóxido de carbono. Por ello la empresa quiso hacer hincapié en ese punto. “Si un huésped reserva un espacio donde el anfitrión aún no reportó tener detectores de humo o monóxido de carbono, la plataforma Airbnb indicará esto al huésped para que estén al tanto y puedan tomar las precauciones necesarias”, informando también que al momento de inscribirse y tomar una propiedad extranjera deben certificar que siguen las leyes y regulaciones locales.