Sobre el desprestigio a los “fachos pobres”

“Yo creo que ese discurso es tremendamente nocivo y falto de respeto con quienes votan por estas personas, porque hoy día, -en donde las fidelidades hacia un proyecto ideológico han disminuido sustantivamente-, si nuestro discurso sigue siendo hablarle a los convencidos de siempre, nos vamos a quedar en una trinchera muy chiquitita que no va a ser capaz de hacer transformaciones en Chile. Hay que dejar de mirar en menos a quienes optan por alternativas diferentes, porque ellos están votando por todo en lo que nosotros no hemos podido ofrecer respuestas”.

La irrupción del Frente Amplio

“Hay por un lado, una sorpresa e incapacidad por parte de la élite que gobernó Chile durante los últimos 30 años de asumir que pueden haber otros actores y que, por lo tanto, reaccionan como cuerpo ante propuestas que escapan del consenso al cual llegaron y en el que se desarrolló Chile. Al statu quo de 30 años, que son las AFP, el sistema segregado educacional, las isapres y todo lo que antes nadie cuestionaba y que hoy día hace que llegue una generación nueva, no sólo en términos etarios, sino que más bien política, que viene a decir que no hay dogmas irreversibles, que la sociedad la construyen humanos y por lo tanto, pueden cambiarla también”.

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA A GABRIEL BORIC AQUÍ

Diputado Gabriel Boric: “Aspiro a una sociedad sin clases”

Lo ronda, por estos días, la propuesta de Jair Bolsonaro de conceder impunidad a quienes asesinen a un delincuente. Y son dos los pensamientos que le vienen a la cabeza a propósito de la controvertida noticia: la primera es cómo este gobierno genera lazos tan cercanos con un presidente de estas características y luego, la falta de propuestas por parte de la izquierda y del progresismo, que permite que surjan este tipo de liderazgos.

Los problemas de esta joven generación política

“Yo creo que uno de los problemas que tiene nuestra generación, y ahora sí hablo de la edad, es que no tuvo un diálogo inmediato con la generación que nos precedía, que es la generación de los 90 e incluso la generación de los 80. La política en Chile pasa del 73 a los 90, con básicamente los mismos nombres y de ahí hubo un taponaje hacia las generaciones intermedias y la irrupción de la nuestra, que es el 2006-2011. Me interesa retomar ese diálogo, o contribuir a iniciarlo, justamente con los actores que fueron protagónicos a fines de los 60-70, como también con quienes dieron la pelea contra la dictadura en los 80”.

La Concertación

“Lo que nosotros tenemos es una crítica política, no moral, hacia lo que fue el pacto de la transición, en donde se conformó un discurso hegemónico en torno a los pilares del modelo, con matices, no digo que la derecha y la Concertación sean exactamente lo mismo, pero tenían un consenso en los pilares estructurales del sistema y nosotros somos críticos de eso. Ahora, eso no significa que no haya mucho de lo que tengamos que aprender… Y sería muy arrogante negar que durante toda esa época se hizo algo, o sea, es innegable de que la pobreza en Chile disminuyó, es innegable que la cobertura universitaria aumentó, es innegable que el PIB per cápita en Chile creció sustantivamente, en particular en comparación con otros países de la región. Ahora, la pregunta es a qué costo”.

El rol del Estado para Convergencia Social

“Un Estado que garantice derechos sociales universales a todas las personas por el solo hecho de ser ciudadanos, sin importar el tamaño de la billetera. Hay ciertas esferas de la justicia que tienen que estar por fuera de las lógicas del mercado, que es lo que el neoliberalismo no reconoce. El neoliberalismo se disfraza de normalidad. Alguien decía, no me acuerdo quién, que el neoliberalismo es un señor al cual no le gusta que lo llamen por su nombre. Y nosotros creemos que hay ciertas esferas de la sociedad que tienen que estar por fuera de las lógicas del mercado, como la educación, las pensiones, la vivienda y la salud. Aspirar a un Estado garante de derechos sociales universales es un proyecto que se contrapone con este gobierno de derecha. Yo creo que en eso podemos tener un nivel de acuerdo mayor, más grande que el Frente Amplio”.

El socialismo

El socialismo es una palabra que también requiere resignificarse a los tiempos actuales. Algunos mencionan socialismo y quizás hay gente que todavía se imagina la Unión Soviética, y a mí no me interesa un lugar de partido único en donde no haya libertad de expresión y todo sea controlado por el Estado. Yo creo mucho en la sociedad civil y lo he visto, por ejemplo, en temas de infancia, donde la sociedad civil llegó mucho antes que el Estado. Sociedad civil no es lo mismo que los grandes empresarios y yo creo que hay una desviación a veces, en alguna izquierda, que asume que todo lo privado es malo. Sé que en eso nos vamos a demorar mucho tiempo, pero yo aspiro una sociedad sin clases.

Crecimiento económico

No es plausible un proyecto político que no se haga cargo de los problemas económicos y del crecimiento de un país. El punto es quién crece cuando Chile crece. Mira, había una pregunta que se hacía un filósofo político, John Rawls, que sentenciaba que las desigualdades se justifican cuando éstas mejoran las condiciones de los menos privilegiados. ¿Cómo nosotros respondemos a eso? Esa es una pregunta que le pegó a la izquierda desde los 70 en adelante y que no hemos sido capaces de responder con claridad. Eso nos ha ido alejando progresivamente de las clases medias que han ido creciendo o han ido adquiriendo un estatus diferente al que tenían sus antepasados y que tienen mucho miedo de volver atrás.

El gobierno de Piñera

Ha sido un gobierno que ha intentado desmantelar las reformas del gobierno anterior, sin mayor éxito tampoco, que ha estado más preocupado de pelear con el gobierno anterior que de plantear un proyecto propio. Lo que sí destaco es el trabajo, no porque yo haya participado de él, sino porque lo veo andando, es el trabajo de la infancia, creo que eso es tremendamente importante.

El gobierno no entiende que es minoría en el parlamento y que, por lo tanto, en vez de tratar de andar pirquineando votos, tiene que tratar de llegar a acuerdos que sean más sustantivos con la oposición. Mientras no entienda eso y se dedique a descalificar a los que piensan diferente a él, le va a ir como le está yendo. ¿Cuál es el legado del gobierno de Piñera hasta el momento? Yo no sabría decirte.

Algo bueno de Piñera

“O sea, algo que es indiscutible es que, -volviendo a lo que hablábamos antes-, en su momento logró hablarle a un sector de Chile al que nosotros no lo hicimos, que es la clase media, y eso es algo de lo que tenemos que aprender”.

La situación de Cristóbal Piñera

Yo creo que es la muestra más clara de que no hay meritocracia en Chile (…) No lo llamaría un acto de corrupción, sino que falta de conexión con la realidad, lo que evidentemente causa indignación en la mayoría de los chilenos que ve que no todos tienen las posibilidades que tienen los hijos del Presidente.