This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Funa, perdón y gloria: la tarde en que Kast intentó reconciliarse con la agenda de la Mujer

“Oye, pero es bien arriba esta cuestión…así es más difícil que lleguen funas”, dice, medio en broma medio en serio, una mujer joven que va en la última fila de una de las dos van que suben a los asistentes desde la base del Cerro San Cristóbal hasta una de sus cumbres: el anfiteatro Pablo Neruda.

“Sí, a no ser que lleguen en bicis”, le responde otra mujer sentada a su lado. Ambas ríen, pero luego callan y miran por la ventana a las decenas de ciclistas que van subiendo por los caminos pavimentados del cerro y que escoltan al vehículo hacia la cumbre. La cantidad de ciclistas supera con creces a los autos que suben por los encorvados caminos que llegan hasta los distintos miradores, cuando ya atardecía el jueves 02 de Diciembre.

Ambas se dirigen hacia la actividad de campaña del candidato presidencial del oficialismo, José Antonio Kast, donde presentó sus propuestas definitivas en lo que ha sido una de sus más evidentes debilidades programáticas: la agenda de Mujer.

A la entrada del anfiteatro Pablo Neruda -estructura de piedra al aire, cuyo escenario da la espalda al oriente de la capital-, entre múltiples banderas blancas que dicen “Kast 2022” está la ex candidata a diputada, Christel Felmer (Partido Republicano), quien sostenía un cartel con la inscripción “Libertad”. Un símbolo de lo que se vendría en aquella jornada.

Las mujeres por Kast aman la patria. Nuestro futuro Presidente representa el poder defender ideas que están olvidadas, que se han dejado de lado por un progresismo que es un espejismo y que realmente no trae nada de progreso, sino la debilidad humana de perder los valores”, dice la militante frente a una cámara, tras lo cual dos mujeres que se encuentran rodando un video, preguntan: “¿Qué palabra usarías para definirte?”.

Luego de meditarlo un exacto segundo, Felmer responde: “Jugada”. “Quiero hacer un Chile más amoroso, con más cariño para todos y más valioso para todos los chilenos”, agregó.

“El primer presidente bien encachado”

Una vez en el anfiteatro, los organizadores reparten botellas de agua, mientras un camarógrafo del comando del republicano pide a la gente que lo salude: “¿Podrían saludar a la cámara mientras yo paso?”. Mientras, no hay rastros del candidato por ninguna parte, pese a que a esas alturas ya se registraban más de 45 minutos de retraso.

De repente, todos se paran y empiezan a aplaudir. Los asistentes sacan sus celulares y se amontonan al centro de las graderías, mientras corean un clásico de campañas: “Se siente, se siente…”. Ahí, en medio de los adherentes que hacen sombras con banderas blancas y azules, el candidato se abre paso entre sus fieles, acompañado de las mujeres oficialistas más reconocidas de la esfera política que le han prestado su apoyo en los últimos días.

Evelyn Matthei (UDI), de camisas a cuadros, lo escolta por la izquierda, mientras la ex subsecretaria de salud y fichaje estrella del comando del republicano, Paula Daza, vestida con una de sus clásicas camisas de colores, lo acompaña desde la derecha. Y Daniela Peñaloza (UDI), quien heredó el sillón edilicio de Las Condes de las manos de su mentor, Joaquín Lavín, va al lado de Daza, cerrando al grupo que entra rodeado de adherentes y banderas al anfiteatro, donde los recibe con la luz tenue del atardecer santiaguino.

Mientras el candidato es acaparado por seguidores que buscan tomarse fotos con él, la diputada UDI Nora Cuevas, vistiendo una polera blanca que dice “Kast”, toma el micrófono desde el escenario y hace de anfitriona.

“¡Bienvenido a este buenmozo, que viene a este encuentro con todas nosotras!”, dice la parlamentaria designada, a la vez que el candidato se abre paso al escenario entre aplausos. El abanderado sonríe como un niño sonrojado y se acerca a saludar a Cuevas, antes de que ella aliente atemporalmente a las presentes. “¡¿Sabemos silbar verdad?!”, pregunta la diputada, a lo que el líder del Partido Republicano recibe de respuesta una lluvia de chiflidos.

En tanto Cuevas, antes de despedirse del micrófono, y en medio de los silbidos que recibe el candidato, espeta a modo de brindis: “¡El primer Presidente bien encachado que va a tener nuestro país!”.

Luego vino el turno del candidato, quien agradeció a “la Norita, junto a todas estas mujeres que se la quieren jugar por Chile”, antes de poner una silla a pocos pasos del público y de las mujeres que lo escoltaron en la entrada al anfiteatro. Desde ahí, el ex diputado UDI lideró la conversación, mientras el micrófono iba turnándose entre algunas de las presentes que quisieran exponer sus inquietudes respecto a la agenda de Mujer del candidato.

Crédito: Agencia Uno

En esa dinámica, tres mujeres del público tomaron la palabra y expusieron ante el candidato problemas “basales de equidad”, como lo definió una de ellas, referentes a Salud, Migración y maternidad, mientras el candidato tomaba nota en un cuaderno que apoyaba en sus piernas.

Terminado el encuentro, los organizadores del evento ordenaron a las mujeres atrás del candidato de acuerdo a sus vestimentas -“las que estén vestidas de trabajo, pónganse aquí, el resto por acá”- para tomar la foto oficial de la instancia.

¿Eliminar el ministerio de la Mujer?: “Lo asumo como un error”

Inmortalizado el momento, el candidato comenzó su discurso en el que anunció sus nuevas propuestas en la agenda de Mujer. “Queridas mujeres de Chile”, comenzó diciendo Kast. “En lo que va de 2021, en Chile ya se han registrado 35 femicidios consumados y 146 femicidios frustrados”, continuó, antes de agregar: “Estas cifras son una vergüenza para Chile”.

“Hoy estoy aquí con ustedes para asumir el firme compromiso de que esta realidad cambie para siempre”, dijo Kast al público, conformado por cerca de sesenta mujeres, ante quienes presentó sus cuatro principales propuestas en el tema.

“En primer lugar, aplicaremos una reforma transversal para facilitar el trabajo y mejorar las remuneraciones de la mujer”, comenzó diciendo el candidato del oficialismo.

“En segundo lugar, dos focos claves en materia de salud: duplicaremos el presupuesto estatal para incorporar las últimas tecnologías en detección y tratamiento del cáncer de mamas”, prometió, además de la creación de “un programa especial para dar protección a la salud mental, especialmente cuando le mujer se ve afectada por situaciones de stress derivadas de todas las injusticias y abusos de que hemos hablado”.

“En tercer lugar, introduciremos reformas sustanciales a la legislación sobre pensiones alimenticias, para que ninguna jefa de hogar deba volver a peregrinar por los tribunales para lograr que se le pague lo que es suyo y de sus hijos”, prometió Kast.

Y como cuarta propuesta en la materia, el candidato dijo: “propondremos una reforma transversal para que el acceso a todos los beneficios y subsidios estatales no dependa de la situación conyugal”, modificando una de sus propuestas más criticadas, donde se indicaba que los subsidios estatales sólo beneficiarían a las familias casadas.

En tanto, el anuncio más polémico, lo guardó para el final. “Quiero decirles que asumo como un error la propuesta de eliminación del ministerio de la Mujer en nuestro programa de primera vuelta. Y es un error que vamos a corregir”, dijo, antes de pedir “perdón a todas las mujeres de Chile”.

“Nos equivocamos porque mandamos una señal que oscureció todo lo que quería plantear para proteger y dignificara la mujer. En nuestro programa habían medidas que no se entendieron bien, otras que derechamente estaban equivocadas. Y no corregimos a tiempo ni le dimos la importancia que merecía”, añadió el abanderado, que también estampó en su programa la idea de derogar la Ley de Aborto, aspecto sobre el cuale no profundizó el candidato.

Una vez dichas las nuevas propuestas, el candidato estaba finalizando su discurso con febriles aplausos de las adherentes que lo siguieron, cuando…

“Debería darles vergünza”

“¡Nazi cu…!”, se escuchó desde un mirador cercano en el que descansaban los voluntariosos ciclistas que llegaron hasta la cumbre del San Cristobal, lo que detuvo por un segundo el habla del candidato.

La misma persona agregó otro grito que apelaba a las presentes: “¡Debería darles vergüenza!”, sentenció. Las caras de indignación se hicieron palpables de inmediato entre los miembros del público, quienes se dieron vuelta buscando al culpable, mientras dos Carabineros se introdujeron por los senderos aledaños para encontrar al ciclista que interrumpía el momento de gloria del republicano.

Los gritos continuaron por unos segundos más, hasta que el ciclista en cuestión se retiró del lugar antes que los uniformados pudieran encontrarlo. En tanto, los adherentes de Kast comenzaron a aplaudir para callar las expresiones de rechazo hacia el abanderado, tras lo cual el candidato pudo terminar su discurso sobre uno de los temas que más críticas recibió entre su programa.

Diez mujeres sin estructura

Junto a ello, en aquella jornada el abanderado presentó a las diez mujeres que conformarán el equipo donde, -al menos hasta la presentación de aquella jornada-, no hay una estructura ni una persona que lidere el elenco presentado por el equipo. Anterior a esta actividad, The Clinic consultó al comando y a diversas mujeres ligadas a la candidatura sobre quienes estuvieron antes a cargo del área de la mujer, sin lograr obtener una respuesta concreta.

Es así que el equipo que “está con nosotros”, como dijo Kast, está integrado por; Consuelo Alvial (cientista política y directora del Instituto Libertad de RN); Daniela Peñaloza (alcaldesa de Santiago); Macarena Bravo (cientista política); Daniela Carrasco (Investigadora de la Fundación Jaime Guzmán); Carmen Soza (abogada); Carmen Domínguez (académica); Francisca Valdés (directora de Mujeres Empresarias); María Gatica (vicepresidenta del Partido Republicano); Paula Labra (diputada electa y ex Seremi de Salud); Marcela Sabat (Senadora RN)

Cabe consignar que no hubo ninguna señal, símbolo o mención al concepto “feminismo”.

También puedes leer: “Una muy mala política”: las punzantes críticas del Consejo Asesor de Boric al proyecto de cuarto retiro

Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic