logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Chile

¿Pétalos de rosas en el inodoro? Extravagantes exigencias de las celebridades de Hollywood

Existen celebridades humildes que sólo les interesa trabajar y mostrar su arte, pero hay otras a las que el ego los ha superado y exigen extravagantes condiciones antes de aceptar un contrato.

Aprovechándose de su condición de ídolos, estos famosos obligan a las producciones a cumplir sus demandas, que pueden ir de cosas sencillas como tener un scooter para manejar en el set, hasta que el inodoro de su baño cuente con pétalos de rosas.

Sin embargo, debido a que son seguidos por miles de personas y atraen a un público que paga por verlos, por lo general sus peticiones son aceptadas y cumplidas… aunque siempre terminan saliendo a la luz.

A continuación te contamos 10 ejemplos de divismo de las celebridades.

A diferencia de su personaje en Desperate Housewives al que todos le tenían cariño, Terri Hatcher fue un dolor de cabeza constante en la desaparecida serie de ABC.

La actriz no sólo se llevaba mal con sus compañeras de elenco, pues creía que su rol era más importante que los del resto, sino que el equipo de producción no la toleraba.

La artista no salía de su remolque y exigía que todos fueran allí para hablar con ella. A diferencia de sus compañeras, tampoco acudía al tráiler de maquillaje, vestuario y peluquería, sino que las encargadas de ese trabajo debían ir donde fuera que ella estuviese.

Según comentó una fuente al tabloide National Enquiere, Hatcher también exigía que le llevaran comida de exclusivos restaurantes como Katsuya o Armoa Cafe, además de carísimas botellas de cabernet.

Pero no sólo en el set de su serie actuaba así. Según Dave Berg, productor de The Tonight Show with Jay Leno, uno de los representantes de Teri exigió un bolso Louis Vuitton cuando la aparición de la actriz fue postergada en marzo de 2009, para ceder el espacio al presidente Barack Obama, quien sería el primer mandatario en aparecer en un programa de entrevistas nocturnas.

“La llamaba Teri Uno y Teri Dos, aunque no en su cara. Teri Uno era encantadora, inteligente, ingeniosa y coqueta. Terri Dos siempre estaba de mal humor. Ella me llamó la noche anterior a su aparición en el programa para gritarme por no tener mejores ideas y luego me colgó. Al día siguiente llegó como Teri Uno, actuando como si nada hubiera pasado”, aseguró el profesional en su libro Behind the Curtain: An Insider’s View of Jay Leno’s Tonight Show.

Es uno de los comediantes más queridos por el público, pero no tanto por sus compañeros de trabajo. El actor no cree en el reciclaje, por lo que exige que todo lo que esté en el set y en su camarín sea absolutamente nuevo.

“Todas las mañanas, cuando está filmando una película, exige un nuevo conjunto de calcetines y ropa interior con las etiquetas puestas. Él los usa y al final del día los bota. Su remolque está equipado con artículos como enjuague bucal y pasta de dientes y bebidas, etc. TODO lo que se ha abierto se ARROJA al final del día. ¡Jamás usará una botella de enjuague bucal abierta!”, reveló una fuente al portal Ecorazzi.

Berg, por su parte, también tuvo una mala experiencia con Murphy. Durante los 45 minutos que estaría en un camerino antes de su aparición en el programa de Jay Leno, el actor tenía una larga lista de demandas para beber y comer. Entre otras cosas quería 12 botellas de una determinada marca de jugo y té naturales, además de agua minera Evian y cerveza de diferentes sabores. A esto se sumaban cajas de chicle, artículos de escritorio, toallas grandes y paños pequeños, entre otras cosas.

Hay muchos rumores acerca del comportamiento de Lindsay Lohan en el set de sus películas, se dice que llegaba borracha y drogada, pero también tenía particulares exigencias, especialmente en las escenas de sexo.

Una fuente reveló al portal de espectáculos TMZ, que la actriz estaba tan incómoda con la idea de desnudarse frente a un equipo de 10 hombres en el set de la película The Canyon (2013), que les pidió que se desnudaran con ella y quedaran en boxers. El equipo aceptó y terminaron la escena en ropa interior.

Años más tarde, el mismo portal reveló una larga lista de demandas que realizó Lohan para aparecer en un programa de televisión ruso donde hablaría de su turbulenta relación con su entonces novio Egor Tarabasov.

Entre otras cosas pidió un jet privado, personal de seguridad, una visa para entrar a Rusia por un año, un peluquero, maquillador y manicurista personal en el avión, un penthouse en el hotel Ritz-Carlton, además de unos 200 millones de pesos.

Lo más raro de todo fue su petición de que el presidente Vladimir Putin estuviera presente en la entrevista y que ella pudiese tomarse fotos con él, lo que por supuesto no ocurrió.

Mientras algunos exigen asientos nuevos en su inodoro o incluso llevan el propio, la cantante y actriz prefiere hacer las cosas un poco diferentes.

Según el diario inglés Daily Mail, la artista exige que cada retrete que utilice siempre tenga pétalos de rosas flotando.

A esto se suma que el papel higiénico en su baño debe ser color melocotón, al igual que las 120 toallas que pide donde sea que se esté hospedando.

Una publicación compartida por Barbra Streisand (@barbrastreisand) el

Lady Gaga es una diva por esencia y por ende puede hacer cualquier demanda que quiera. Y aunque sólo suele pedir vino blanco y sábanas de satén para su habitación, en 2010 hizo una exigencia que nadie ha podido olvidar.

En varios correos electrónicos a su asistenta personal Jennifer O’Neill, que fueron filtrados hace un par de años, se pudo leer que la cantante solicitó un maniquí con vello púbico rosa, durante su gira Monster’s Ball World Tour.

En los mails también pedía que las paredes estuviesen llenas de posters antiguos de sus artistas favoritos como Queen, David Bowie o Elton John. Además quería rosas frescas amarillas, blancas o de color lavanda, sofás de cuero blanco y toallas perfumadas con lavanda.

La protagonista de The Good Wife tuvo muchos malos entendidos con su compañero Archie Panjabi y con uno de los ejecutivos de la serie, sin embargo, no fue lo único que llamó la atención en su paso por el programa.

Pese a que su personaje pasa por un abanico de emociones en cada capítulo, la mujer siempre logra mantener un cabello impecable, lo que pocos sabían es que su pelo no era real, sino que una peluca… pero no cualquiera.

Cuando firmó contrato para participar en la producción, una de las cláusulas era siempre tener una peluca disponible y la que eligió tenía un costo de 10 mil dólares, es decir, casi siete millones de pesos chilenos.

Mariah es una diva con una larga lista de requerimientos que deben ser cumplidos a cabalidad. Según Daily Mail, para un evento de Navidad en Londres, pidió estar rodeada por 20 gatitos y 100 palomas blancas, lo cual no pudo concretarse debido a problemas de higiene.

Además exigió en el camarín una botella de 200 dólares de cabernet sauvignon, dos docenas de rosas blancas y velas de aromaterapia de vainilla.

Y eso no es todo. Carey también quería un séquito de 80 guardias de seguridad y ser conducida al evento en un Rolls Royce.

Themes
ICO