Bolivia

Diagnóstico precoz, la clave para frenar el cáncer de cuello uterino

En Bolivia se diagnostican 11 mil nuevos casos de cáncer por año, de estos alrededor de 7.500 afectan a mujeres. De esta cifra, un 24 a 25% corresponde al cáncer de cérvix y un 16 a 17% está relacionado al cáncer de mama, de acuerdo a datos del Ministerio de Salud que fueron difundidos el 2017.

El oncólogo jubilado Rolando Peñaranda, quien tiene más de 40 años experiencia en ejercicio y se involucra en distintas iniciativas para prevenir esta afección, señala que Bolivia tiene unos de los presupuestos más bajos para tratar el cáncer. Menciona que Brasil y Chile son buenos ejemplos de lo que están haciendo países vecinos.

Haciendo una revisión de las últimas décadas, Peñaranda apunta que en el país la expectativa de vida ha aumentado. En 1990 era hasta los 56 años, debido a la mortalidad materno-infantil. Para el 2019, de acuerdo a datos del Ministerio de Salud, la expectativa de vida ascendió a 71 años. “Al aumentar la expectativa de vida, también aumentan los problemas graves de salud. Tenemos más posibilidades de sufrir enfermedades como el cáncer, diabetes, problemas renales, hipertensión y obesidad, entre otras”, agrega.

Si bien compartimos estadísticas de salud de años recientes, el especialista recuerda que antes no había datos sobre el cáncer. En encuentros y otros eventos concluyeron que el cáncer era muy frecuente y que el de cuello uterino, el mayor. Comenta que hace aproximadamente 15 años, el patólogo Jaime Ríos se interesó en hacer registro del cáncer en La Paz y pidió colaboración a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y así fue como inició el registro nacional del cáncer. Un salto que permitió mostrar un panorama complejo y alarmante.

“El cáncer de cuello uterino y el cáncer de mama son los que más afectan e irónicamente los que más fácilmente se pueden diagnosticar y tratar en sus estadios iniciales”, afirma. Sin embargo, según estimaciones de la OMS, cada día cuatro a cinco mujeres bolivianas mueren por cáncer de cuello uterino.

Peñaranda destaca con mucho énfasis en que la clave para frenar esta situación está en realizar un diagnóstico precoz. “Un cáncer en su estadio inicial se cura”, asevera.

ACCIONES DE PREVENCIÓN

Peñaranda hace un llamado no sólo a la población, a los municipios y al Estado, ya que urge trabajar con políticas de salud que pueden ser sencillas y efectivas, partiendo de la premisa que es posible diagnosticar el cáncer de cuello uterino en su etapa inicial.

El diagnóstico precoz se lo realiza gracias a la prueba del papanicolau. Peñaranda persiste en que es un examen sencillo, no invasivo y accesible, pues no tiene un costo elevado y si se tiene seguro, es gratuito.

Por ello, indica como primordial concientizar a las mujeres que, a determinada edad, deben hacerse el papanicolau cada tres o cinco años (dependiendo del caso y el resultado). El primer examen la mujer debe realizarlo cuando ya tuvo su primera experiencia sexual. La prueba sólo tarda sólo minutos y puede definir la salud y el futuro de la paciente.

Explica que este cáncer se clasifica en cuatro estadios, el primero es el inicial. Cuenta, desde su experiencia que las pacientes piden consulta cuando están atravesando los estadios tres o cuatro. Remarca que, desde que un papanicolau ha sido sospechoso han tenido que pasar de ocho a 10 años para que un cáncer de cuello de uterino evolucione a tal punto.

Contextualiza que es muy común que, debido al pudor, a que no tienen conocimiento o falta de atención médica, dejan pasar el tiempo y recién se alarman cuando el cáncer está avanzado.

Peñaranda también hace hincapié en la relación del cáncer de cuello uterino con el Virus del Papiloma Humano (VPH), una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes. “Cuando las mujeres lo contraen, tienen mayor riesgo de tener cáncer de cuello de útero”, agrega y asevera que de la misma muestra del papanicolau se puede detectar ésta. Si tiene VPH y un papanicolau sospechoso, tienen que realizarse los exámenes de forma más frecuente.

Acerca del acelerador lineal, dispositivo que se usa más comúnmente para radioterapia, manifiesta que es una parte del tratamiento, pero no una solución para el cáncer. “No tiene sentido comprar varios de estos y esperar que las mujeres lleguen con cáncer de cuello uterino avanzado. El cáncer de cuello uterino avanzado no tiene solución”, apunta.

Una idea que comparte para las municipalidades y/o el Gobierno es que todas las instituciones y empresas deben solicitar a sus futuras empleadas como requisito de trabajo la prueba del papanicolau. Replicar y adecuar esta práctica también a los mercados y universidades, entre otros espacios.

Resalta como importante llegar a las mujeres de la forma más simple y no asustarlas. “Hacerles entender que esto se previene”, reitera. Recuerda que, en experiencias y campañas pasadas, se realizaban estas iniciativas sólo por un año, cuando en realidad tiene que ser una acción sostenida y permanente en el tiempo.

Otro aspecto fundamental que apunta es que el tratamiento del cáncer es multidisciplinario (cirugía, radioterapia, quimioterapia y cuidados paliativos) y se debe pensar en crear centros con atención multidisciplinaria, sobre todo en el eje troncal. “Prevenir es mejor que curar”, concluye Peñaranda.

EN EL MUNDO

De acuerdo a un comunicado que difundió la semana pasada la OMS en su asamblea anual, el cáncer de cuello uterino es el cuarto cáncer más frecuente entre las mujeres en el mundo. Hizo hincapié en que es una enfermedad evitable y que también se puede curar si se detecta pronto y recibe el tratamiento adecuado.

La OMS advierte que, si no se adoptan nuevas medidas, las cifras de enfermas aumentarán de 570.000 a 700.000 entre 2018 y 2030 y el número total de fallecidas se incrementará de 311.000 a 400.000.

"La enorme carga de mortalidad debida al cáncer de cuello de útero se debe a décadas de negligencia por parte de la comunidad mundial de la salud", afirmó el doctor y dirigente de dicho organismo mundial, Princess Nothemba Simelela, en una rueda de prensa.

La estrategia de la OMS consiste en que el 90% de las chicas sean vacunadas a los 15 años contra el virus del papiloma humano, que origina el cáncer de cuello uterino.

También prevé que el 70% de las mujeres se beneficien de un diagnóstico a los 35 y 45 años y que el 90% de las que padezcan este cáncer reciban un tratamiento.

Si estas medidas son aplicadas de manera exitosa antes de 2030, podrían reducirse un 40% los nuevos casos de esta enfermedad y bajaría más de un 40% el número de fallecidas, lo que equivaldría a salvar 5 millones de vidas.

(Fuente: AFP)

Football news:

Lampard on Mount: I moved to Chelsea at his age and it took me a year to find myself. And he already has so many games
Mbappe does not score for PSG 4 matches in a row. This is his worst streak since April-May 2018
Mourinho on Rashford's words: Go to Opta and draw your own conclusions. Liverpool - Manchester United-and so quite a loud match
Ronaldo: Real Madrid made a mistake by letting Hakimi go. Sometimes I say to myself: Imagine yourself and him - we would move at a good speed
Barcelona would not consider Messi's participation in the game with Athletic if it were not for the trophy match
Jurgen Klopp: Manchester United are now flying forward and we have difficulties. But we are not so far from the top of the form
Klopp on hugs: If it was a threat to the players' health, we wouldn't do it. The pitch is a safe place